Las bicis plegables se están convirtiendo en un medio cada vez más común para desplazarse en las ciudades, además de una herramienta para evitar los robos de estos vehículos de dos ruedas.
Ahora, los miembros del proyecto Bike Intermodal, han desarrollado un nuevo prototipo de bicicleta plegable que pesa tan sólo 7,5 kg y se pliega al tamaño de una caja de 50 cm x 40 cm x 15 cm, por lo que su almacenamiento y transporte es muy sencillo.
Además, resulta muy cómoda como medio de transporte, ya que se puede dejar en una esquina en un restaurante, un bar o en el cine. Sus partes son totalmente reciclables, lo que significa que el ciclo de vida de la bici es completamente respetuoso con el medio ambiente, desde su producción hasta su uso y reutilización.
“Hemos reforzado la robustez de la bicicleta limitando el número de piezas y utilizando los materiales más resistentes y ligeros disponibles, como el magnesio”, explica Alessandro Belli de Tecnologie Urbane, fundador de la start-up Bike Intermodal, con socios de Italia, Eslovenia, Suiza y Alemania.
En el núcleo de esta bicicleta se encuentra un marco pretensado que se abre y se cierra como el tren de aterrizaje de un avión, fabricado con aluminio inyectado o magnesio y cables similares a los de navegación. Los científicos también estudian la posibilidad de utilizar el grafeno en el futuro para fortalecerlo y aligerarlo todavía más.
Su precio oscilará entre los 500 y 1.500 euros, este con motor
Otro de los socios del proyecto, Maxon Motor (de la familia BRAUN) ha desarrollado un motor diseñado específicamente para este proyecto, que refuerza la movilidad sin añadir un peso excesivo. Incluso con el motor, la bici pesa casi la mitad que una bicicleta plegable de características similares que no cuente con motor eléctrico y ocupa aproximadamente una quinta parte del espacio.
El peso y el tamaño de la bici han sido optimizados gracias a los estudios de campo elaborados por la Universidad de Florencia y llevados a cabo por los socios ATAF y LPP, proveedores de transporte público para las ciudades de Florencia (Italia) y Liubliana (Eslovenia).
El proyecto de investigación Bike Intermodal recibió 1,58 millones de euros en fondos de investigación de la UE en el marco del programa Horizonte 2020. Desde la finalización del proyecto, la start-up ha continuado optimizando el diseño y el proceso de producción de la bicicleta y ahora ya está listo un prototipo comercialmente viable.
La compañía está en conversaciones con una serie de inversores de capital riesgo, así como con algunos actores destacados de la industria del automóvil para llevar el prototipo al mercado.
Cuando la producción esté totalmente optimizada, Belli estima que una versión sin motor de la bicicleta costará 800€ y 1.300€ el modelo con motor eléctrico. La versión más básica podría valer tan solo 500€.
Bike Intermodal se está alejando de la cadena de suministro típica de las bicicletas hacia una inspirada en la industria del automóvil. Cada año se producen alrededor de 135 millones de bicicletas en todo el mundo, y las bicicletas plegables representan aproximadamente el 2% del mercado.
Según el Observatorio Cetelem, ya se venden más bicicletas (900.000) que coches (700.000) en España y los desplazamientos al trabajo pasaron del 6% en 2008 al 12,5% en 2012, especialmente en las grandes ciudades.

Deja tu Comentario

comments