Un hombre ha sido detenido diez minutos después de cometer un robo en una gasolinera porque volvió al establecimiento para comprar gasolina.

Bien podría tratarse de un guión de una comedia de Hollywood, pero el suceso ha tenido lugar en el municipio alicantino de Almoradí. Un hombre de 35 años ha sido detenido tras robar en la gasolinera donde regresó para repostar diez minutos después de cometer el robo.

Según narra el diario ‘ABC’, el ladrón acudió a la gasolinera con un pasamontañas, gorro de la lana, guantes, gafas de sol, un mono de obra y una pistola de fogueo. Tras amenazar al empleado de la gasolinera, consiguió finalmente el dinero de la caja registradora antes de emprender su huida. Sin embargo, un gran inconveniente le hizo regresar al lugar de los hechos.

Mientras que el empleado esperaba la llegada de la Guardia Civil, un individuo se aproximó al mostrador para solicitarle una botella vacía para llenarla de gasoil. Pese a que no podía reconocerle físicamente, al acudir en esta ocasión a cara descubierta, su timbre de voz fue suficiente para desenmascarar al ladrón.

El trabajador de la gasolinera decidió entretenerle hasta que llegaron los agentes de la Guardia Civil y le detuvieron por un presunto delito de robo con arma de fuego. El vehículo, donde posteriormente se encontró la pistola, se había quedado sin combustible en plena huida.

Deja tu Comentario

comments