El viejo boxeador saltará nuevamente al ring. Tiene un poco de temor… es normal para sus casi 60 años. Está a punto de enfrentarse al campeón de los pesos pesados. ¿Que lo lleva a pelear de nuevo? No sabemos muy bien. Quizás mirándolo a los ojos podamos seguir viendo esa pasión y entrega que lo llevo, unas décadas atrás, a ser el número uno. Pero debemos ser realistas, no puede ganar; la evidencia está a la vista. Ya no tiene el estado de unos años atrás.  El, un viejo cansado, agobiado por la vida; su esposa falleció hace unos años, su hijo no lo apoya. El campeón actual, atlético, despiadado, no va a perder la oportunidad de acabar, en no más de 3 Rounds, al antiguo y cansado luchador.

La Batalla está a punto de comenzar. El campeón de los pesos pesados está esperando en el cuadrilátero. El viejo boxeador se arrodilla en el vestuario y abre una Biblia en Zacarías 4:6 “No será por la fuerza ni por ningún poder sino por Mi Espíritu dice el Señor” Este viejo luchador dijo alguna vez: “Nada acaba hasta que vos decidís que acaba” NO IMPORTA TU CIRCUNSTANCIA, NO IMPORTA SI LLEGAS CANSADO Y GOLPEADO. NO IMPORTA SI EN FRENTE TENES AL CAMPEON DE LOS PESOS PESADOS. DIOS ES QUIEN PELEA. No decidas que todo está acabado porque Dios sigue creyendo en vos. Hoy es el día de empezar de nuevo, aún en medio del dolor. No importa si tus posibilidades son nulas. Detrás de cada golpe, detrás de cada intento, detrás de cada imposibilidad está el Espíritu del Señor operando en tu vida. Muchas veces nos enfrentamos a rivales que en las apuestas nunca podríamos vencer pero lo más curioso de todo es que en nuestra imposibilidad, Dios dice: ¡ES POSIBLE!

¿Cómo terminó la pelea? En los puntos, gano el actual campeón. En la lección de vida, este viejo boxeador nunca más será olvidado y lo recordaremos como lo que siempre fue… un campeón.

(Artículo basado en la película “Rocky Balboa”)

Ema Díaz

Facebook.com/emadiazok

@emadiazok

Deja tu Comentario

comments