Se trata de Michael Zuk, un dentista canadiense fanático del músico que revolucionó la historia del rock junto a The Beatles y luego como solista. Zuk compró una muela de Lennon allá por el 2011 por un monto de 34 mil dólares.

Ahora, este médico de los dientes estuvo dando vueltas en muchos medios locales diciendo que le encantaría poder clonar al genio musical: “El resultado sería su duplicado exacto, pero usted sabe, habría que mantenerlo alejado de las drogas, cigarrillos y ese tipo de cosas”, comentó. Sería una versión mejorada y más saludable del ex compañero de Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison. Aunque claro, no sería el verdadero John…

Por lo pronto, se trata tan solo de un deseo de un simple fanático, algo desquiciado. Lo cierto es que importantes señales de televisión, ya se hicieron eco de las intenciones del dentista. Esperemos que presente algo más de cordura a la hora de introducir el torno dentro de la boca de sus pacientes.

Deja tu Comentario

comments