Un niño, para mostrar su fidelidad, se amputó su mano para disculparse con Mahoma – él había levantado su mano “accidentalmente” por comprender una pregunta equivocada durante la celebración del nacimiento del Profeta.
Un jovencito que asistió a una celebración a Mahoma en una mezquita en la provincia de Punjab en Pakistán, al no entender una pregunta correcta, se consideró que blasfemó contra el Profeta del Islam.

Qaiser (nombre ficticio), participó en un homenaje al nacimiento del Profeta y el sacerdote les preguntó, “¿quién entre vosotros cree en Mahoma?”. Todos levantaron la mano. ¿Entonces el religioso volvió a cuestionar la congregación: “¿quién entre vosotros no cree en las enseñanzas del Santo Profeta? ¡Levanten las manos! “.

El joven al entender equivocadamente levantó sus manos y el clérigo lo acusó de blasfemia y fue a su casa apesadumbrado pensando en algo para probar su fe y su amor por el profeta Mahoma.

Fue entonces que decidió amputarse la mano que levantó durante la reunión. “Cuando levanté mi mano derecha me di cuenta que había cometido blasfemia y debía compensar tal afrenta,” dijo en una entrevista.

Residentes de la aldea estaban eufóricos por la actitud que el joven tomó en honor del Profeta tratando de redimirse a sí mismo por la blasfemia que cometió.

Pero el gobierno de Pakistán arrestó al clérigo por la ley antiterrorista, acusándolo de haber instigado el extremismo y al fanatismo religioso.

El jovencito de 15 años no lamenta lo que hizo y en una entrevista dijo que él no sentía dolor al amputarse su mano. “¿Por qué sentir dolor o tener un problema de cortarme la mano que se alzó contra el santo profeta?”

La auto-mutilación de Qaiser ahora genera un caso sin precedentes en Pakistán, porque la familia del joven no se considera víctima de extremismo religioso y sus vecinos conmemoran la actitud.

Deja tu Comentario

comments