Puede sonar poco espiritual pero es verdad, tengo una lista de personas a las que detesto. Si nos sinceramos, todos guardamos en el corazón un grupo selecto de personas difíciles de soportar por diferentes motivos.
¿Por qué hice la lista? Hace algunos años me desilusioné con una chica. Mi primer sentimiento fue que la pise un tren, o que quede viva pero quepierda un brazo… o mejor los dos. Salió mucho odio de mi corazón. En definitiva, es lo que siempre estuvo escondido en él, la desilusión solo provocó que se activara (leer Marcos 7:21-23) El Señor comenzó a tratar con mi corazón.

Una querida amiga, me dijo “Ema, debes orar por ella”. Con muy pocas ganas, hice caso al consejo. No he sido de tomar decisiones correctas en la vida, pero esa fue una muy buena. Con el tiempo, la determinación de orar por ella, acompaño el sentimiento. Pude perdonar y ser libre del odio. El dolor se convirtió en mi mensaje, ¡eso solo puede ser obra de Dios!
A partir de entonces, tengo una lista de personas difíciles de tratar. Oro por ellas, le cuento al Señor cuales son mis sentimiento y él se encarga de cambiar mi corazón. Ya borré muchos nombres, pero sigo agregando otros por la perversidad de mi corazón.
No dejes que el rencor y el odio te ganen la batalla. Lleva tu “lista de personas detestables” a los pies del Señor, y él te dará el poder para perdonar y continuar con tu vida. No te estanques en el pasado por personas que jugaron con tu corazón, ¡Dios tiene algo poderoso para tu vida hoy! El dolor que viviste será lo que Dios use para cumplir Su propósito en tu vida.
Hace una lista de personas a las que no soportas y con sinceridad llevalas a los pies del Señor, no le ocultes lo que hay en tu corazón porque sería ridículo (leer Salmo 69:5) Perdona aunque no lo sientas, el rencor es un veneno que nos estanca. Viaja liviano, sé feliz!

 

… ¿Habrá alguien que nos ponga en su lista?

 

Deja tu Comentario

comments