Luego de aprobar la ley de anti evangelización en Rusia, dos cristianos fueron los primeros multados por compartir la Palabra de Dios, realizar bautismos e invitar a orar a sus casas.
A unos 360 km al suroeste de Moscú, en Oriol, el predicador Donald Ossewaarde, ciudadano de Estados Unidos fue multado con 40.000 rublos por la realización de servicios cristianos en su casa y por las publicaciones en los tablones de las viviendas cercanas.
Los policías llegaron a casa de Ossewaarde a confirmar si un grupo se reunía con él para orar y leer la Biblia, que es ilegal en Rusia. En la corte se le acusó de la publicación de avisos en lugares públicos que invitaban a todos los interesados en el estudio de las Escrituras a dirigirse a su casa en busca de ayuda.
Ebenezer Tuah, ciudadano de Ghana, que dirige la iglesia “Embajada de Cristo”, fue multado con 50.000 rublos luego que la policía le encontrara realizando bautismos. Se le acusó de realizar cultos cristianos y publicar información sobre sus creencias en Internet con el objetivo de hacer propaganda y llevar a cabo la actividad misionera en la ciudad de Tver.
La legislación fue aprobada por el presidente ruso Vladimir Putin, incluso ante las protestas internacionales de militantes que dijeron que era una forma severa de reprimir la expresión religiosa con el pretexto de reprimir el terrorismo.
“Cuando se introdujo por primera vez la modificación de anti-intercambio de creencias, no estaba claro en qué consistía, ahora con el caso de Ossewaarde, que realizaba oraciones, lecturas de la Biblia, cantos y sermones dentro de su casa, nos damos cuenta que cualquier actividad cristiana sea en privado o público, está prohibido”, según Forum 18.

Deja tu Comentario

comments