Tras las inundaciones en Paquistán, más de 60 familias cristianas no reciben la ayuda que necesitan, solo porque son cristianos y se renuncian a negar su fe.

Los cristianos en Paquistán están siendo obligados a renunciar a Cristo y convertirse al Islam, o de lo contrario, convertirse en esclavos, para poder recibir la ayuda humanitaria que necesitan, tras las inundaciones torrenciales, que acabaron con sus casas y sus pertenencias este mes de agosto.

Más de 60 familias de la región de Kasur, al oeste de Paquistán, han sido abandonadas a su suerte, sin comida, agua, ni medicinas. Pero la situación es aún más vergonzosa, ya que se les ha negado la posibilidad de tener acceso a agua potable y comida, que es la ayuda que el gobierno y las ONG brindan a los musulmanes.

“Sabemos que a miembros de nuestra comunidad, se les ha ofrecido ayuda, solo si se convertían de su fe, pero ellos nunca han aceptado”, explica un pastor. A pesar de todo, estos cristianos se aferran a su fe en Jesucristo, incluso en medio de tantas dificultades. “Están firmes en su fe, creen que Dios proveerá”, concluyó.

Naw, un cristiano del país, contaba que, cada vez que ha intentado solicitar una ayuda, le han dicho que no hay recursos. “Y más tarde, veía a mucha gente con bolsas llenas de materiales de primera necesidad”. “Las autoridades locales están en contra de que alabemos a Jesús, ya nos ha creado problemas antes, así que no nos sorprende”, declaró.

Deja tu Comentario

comments