Según separatistas pro-rusos, dichos cristianos tienen la intención de boicotear como sea la recién proclamada República Popular de Donetsk. El gobierno rebelde ha prohibido de facto todas las iglesias protestantes al formalizar sólo cuatro credos: la Iglesia Ortodoxa Rusa, la Iglesia Católica, el judaísmo y el Islam.

En Ucrania grupos protestantes han sido presionados. Y la razón es que los cristianos protestantes son acusados de ser espías de los Estados Unidos, agentes a sueldo de Washington en la zona más conflictiva del viejo continente: el Donbass.

Desde hace más de un año en esta región del este de Ucrania está teniendo lugar “una guerra civil”, según los separatistas pro-rusos, entre las iglesias protestantes, y especialmente las evangélicas, que a lo largo de los siglos han tenido un amplio seguimiento en los Estados Unidos, se encuentran numerosos siervos de la causa americana que tienen la intención de boicotear como sea la recién proclamada República Popular de Donetsk, que cuenta con el apoyo, oficialmente no militar, de su amada Rusia.

Con un decreto aprobado recientemente el gobierno rebelde ha prohibido de facto todas las iglesias protestantes, ya que ha formalizado sólo cuatro credos: la Iglesia Ortodoxa Rusa, la Iglesia Católica, el judaísmo y el Islam. Todo lo demás es ilegal.

La única razón dada por los políticos para justificar esta medida es que “se ha querido poner orden” en la religión. Nada más. Pero extraoficialmente hay muchos que aseguran que no es exactamente así.

Deja tu Comentario

comments