A finales de los años ’90 irrumpió con el CD “Mis pensamientos”, donde ya mostraba que estaba para cosas importantes. Shanna, quien ya venía trabajando en el ámbito musical haciendo canciones para niños, sorprendía con una voz imponente.
Su ida a los Estados Unidos, a principios de los años 2000, no opacó su presencia en las radios argentinas, que hacían sonar sus melodías. Con su siguiente disco, “Me rindo” (2004), capturó la atención de quienes aun no habían reparado en ella, pero con “Tú me sanaste” (2008), no dejó dudas de que es poseedora de una de las voces más bellas de Argentina. Cuando salió “Apariencias” (2012), no hizo más que confirmar lo antedicho.
“Entre estos dos discos pasaron 4 años de silencio musical”, cuenta Shanna, “en los cuales sucedieron muchas experiencias en mi vida, incluso la más dura, que fue haber perdido a mi hija a las 37 semanas de gestación. Pero esas experiencias me fortalecieron y se convirtieron en sentidas canciones. En el otro extremo, este disco se nutre de temas basados en otro tipo de circunstancias de mi vida, algunas por demás graciosas, como cuando mi esposo, Ozzie, sin ser cantante, intentó conquistarme cantándome una canción. El final fue por demás emocionante. Esta y otras historias se ven reflejadas en el tema ‘Nada ha cambiado’, del disco ‘Apariencias’”.
Tras haber formado su familia en los Estados Unidos, Shanna dedica gran parte de su tiempo a mentorear a jóvenes valores musicales, trabajando arduamente desde su academia para cantantes llamada 4 Ever Music. Allí ha producido a más de 10 artistas niños y adolescentes, con quienes ha ganado más de 15 importantes premios, no sólo dentro del ámbito cristiano, sino también secular.
Actualmente Shanna es una de las coach vocales más reconocidas en Miami, convirtiendo a muchos cantantes con talento en fenómenos extraordinarios. Los medios de comunicación especializados así la tienen catalogada a esta artista que, a pesar de su gran presente, no reniega de sus raíces argentinas. “Nunca olvido mis raíces, pero Estados Unidos me abrió las puertas y en muchos aspectos, la mente, para trabajar con excelencia en esto que tanto amo. Hacerme desde abajo con la música produjo que me fortaleciera a cada paso”, dice con esa seguridad que da el transitar escalón por escalón ese camino que lleva a una persona desde el sueño a la realidad.
Acerca de su presente y su futuro, Shanna comparte que “en este último tiempo me involucré más en la cultura y el idioma anglo. Tengo tres alumnos de habla inglesa y esto me ha ayudado a perfeccionar mi inglés, pero además, a emparentarme con su cultura. Tengo mucho por aprender aún”, enfatiza Shanna, quien a modo de autocrítica, cuenta que “nosotros, los latinos, tenemos excusa para todo, especialmente cada vez que llegamos tarde a algún compromiso. Para el norteamericano, si llegás tarde, no cantás. Y si no sabés la canción, te reemplazan por otro, y listo. Se acabó la historia. Y te puedo asegurar que no te pasa nunca más”.

Entrevista: Damián Sileo.

Deja tu Comentario

comments