Una mujer que lavaba los platos en su casa, ubicada en un pueblo de Montana, Estados Unidos, se encontró con partículas de metal precioso. Lejos de festejar, como muchos haría, la mujer se enojó e hizo la denuncia.

El esposo realizó declaraciones a la prensa luego del descubrimiento donde se mostró muy molesto con la situación: “Si estamos consiguiendo los metales pesados que se pueden ver a simple vista, ¿qué otra cosa podría haber ahí dentro?”.

El enojo de la familia no era injustificado, ya que cerca de su residencia se encuentra una mina de oro. Aunque los funcionario del lugar negaron que esto tuviese algo que ver.

Deja tu Comentario

comments