La restricción de la libertad religiosa en el norte de Chipre, Turquía, ha llegado al punto de permitir solo una vez al año las reuniones cristianas, sea en diciembre o para Pascua.
Las decisiones fueron tomadas por seguridad, afirma el gobierno turco sin embargo, la ONU manifestó su preocupación por el efecto que podría causar, ellos creen que es una restricción de libertad de culto.
Las iglesias cristianas fueron casi en su mayoría destruidas y los cristianos de origen griego que viven en el sur, emigraron hacia el norte debido a la crisis griega. La división entre las dos partes de la isla hace que esta nación sea una de las partes más controvertidas políticamente en el mundo.
Mustafa Lakadamyali, subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que la restricción fue impuesta para evitar “la explotación de la derecha religiosa”, afirmando que las autoridades no pueden proporcionar seguridad a las iglesias.
Una organización no gubernamental (ONG) que trabaja en la región también criticó la decisión, y lo describió como un “duro golpe” a la comunidad cristiana de Chipre.

Deja tu Comentario

comments