No es la primera vez que surge la idea de clonar a Jesús en el ambiente científico. Todavía, según sabemos, no se clonó ningún humano, pero la ciencia avanzó a pasos agigantados en temas de genética. Y desde que se habló por primera vez de clonarlo a partir del ADN encontrado en el Santo Sudario de Turín (la Iglesia Católica, guardián de esta reliquia, se opuso) pasó mucha agua bajo el puente.

Esta vez, la propuesta viene del científico George Busby, investigador del Centro de Génetica Humana de la Universidad de Oxford, en Inglaterra; y su idea es utilizar como material genético un esqueleto que perteneció a Juan el Bautista, primo de Jesús, el cual fue encontrado en 2010 por el arqueólogo búlgaro Kazimir Popkonstantinov durante una excavación en una antigua iglesia de Sveti Ivan, una isla del Mar Negro.

Los huesos estaban en un relicario y los expertos aún están en proceso de verificar si realmente pertenecían a Juan el Bautista. Pero el mundo científico es optimista sobre este tema y hay varios indicios positivos que Busby explica en un artículo publicado en la revista “The Conversation”.
Según Busby, “este hallazgo es sumamente importante porque Juan era a la vez discípulo de Jesús y primo, lo que significa que podrían compartir el ADN”. En el artículo Busby también menciona que este no es el único resto arqueológico que podría contener el ADN de Jesús. También está la Sábana de Turín y el osario con huesos de Santiago o Jacobo el Justo, hermano de Jesucristo.

Y continúa con su explicación: “Vamos a suponer que la contaminación pudiera ser descartada por completo y que un análisis del ADN de la Sábana Santa tiene una correspondencia familiar con el ADN del Osario de Santiago y ambos están relacionados con los huesos encontrados por los búlgaros.

Deja tu Comentario

comments