El país oriental cuenta con la red de videovigilancia más grande del mundo, se trata de una sociedad que prioriza la seguridad sobre la privacidad.

China cuenta con la red de videovigilancia más grande del mundo y esto convirtió al país en una suerte de “Gran Hermano” gigante. Son decenas de millones de cámaras instaladas en diferentes ciudades que priorizan la seguridad por sobre la privacidad.

A través de tecnología de reconocimiento facial, toda esta maquinaria identifica la fisonomía de las personas, lo que permitió armar una enorme base de datos capaz de distinguir a cualquier ciudadano en cuestión de segundos.

En el país oriental son muy ambiciosos y ya trabajan con patrones para poder reconocer a un individuo por su forma de hablar o de caminar.

Deja tu Comentario

comments