Los cristianos en Nueva Delhi están protestando tras ser víctimas de varios episodios hostiles en las últimas semanas.

Aunque los cristianos en India disfrutan de libertad religiosa, en las últimas semanas el incremento de hostilidades ha hecho que la comunidad cristiana esté promoviendo actos de protesta.

Varios líderes eclesiales han firmado un documento dirigido a las autoridades tras presenciar tres incidentes en Nueva Delhi, ciudad en la que los cristianos no están acostumbrados a sufrir este tipo de ataques, que sí se producen en otras regiones más rurales del país.

Uno de los edificios de la iglesia más grande en la archidiócesis de Delhi, fue incendiado en la mañana del 1 de diciembre.

“Encontraron todo quemado en la madrugada del lunes por la mañana”, dijo John Dayal, secretario general del All India Christian Council”.

Según el pastor Vijayesh Lal, director nacional de la Comisión de Libertad Religiosa de la Alianza Evangélica de la India, el incendio fue provocado. “La quema es tan completa que no queda nada, excepto la estructura externa”, expresó, para luego asegurar que “había olor a queroseno en toda la iglesia”.

Según estos líderes cristianos, la respuesta policial fue laxa.

Más de 3.000 personas se juntaron, de forma improvisada, para mostrar su repulsa a este acto de violencia, en una vigilia realizada esa misma noche.

El día siguiente, miles de cristianos de diversas confesiones y denominaciones salieron para protestar. Más de 5.000 personas rodearon la sede de la policía, bloqueando el tráfico durante una hora, en señal de protesta y angustia. Los manifestantes cantaron himnos y corearon: “Queremos justicia”.

Más tarde, una delegación de líderes cristianos también se reunió con el Vicegobernador de Delhi, Najeeb Jung, quien aseguró a la delegación de la “tolerancia cero contra la violencia dirigida y comunal en la capital del país”.

Otros episodios violentos se han sufrido en otras regiones, por lo que los cristianos también se han manifestado en protesta, en ciudades como Chhattisgarh, Nagaland, Punjab y Madhya Pradesh. En este último, el pasado 30 de noviembre una iglesia evangélica fue atacada por unos 40 extremistas hindúes.

“Los incidentes en Delhi tienen que ser vistos como parte de un panorama más amplio”, dijo Lal, de la Comisión de Libertad Religiosa de la Alianza Evangélica en India. “A los cristianos en Bastar, Chhattisgarh se les ha negado la comida, golpeado, y el culto se ha prohibido en más de 50 pueblos, a través de reglamentos frívolos que son contrarios al espíritu de la Constitución de la India”.

“También hay informes de Karnataka, Assam, Tamil Nadu y Maharashtra, donde los cristianos han sido blanco de ataques”, dijo. “Los acontecimientos en Delhi son simplemente una continuación de la violencia contra los cristianos llevada a cabo con impunidad por determinados grupos que están envalentonados por el silencio del actual gobierno en el tema de la violencia contra las minorías”, concluyó Vijayesh Lal.

Deja tu Comentario

comments