Hay más de 130 muertos, 80 son niños. Muchos siguen retenidos en el interior del colegio, donde se despliega una operación de rescate del ejército.

Más de un centenar de personas han muerto en un violento ataque perpetrado por un grupo talibán en una escuela en Peshawar, al norte de Pakistán.

El enfrentamiento entre el ejército y los talibanes continúa en el colegio, donde un número indeterminado de profesores y alumnos siguen retenidos, según fuentes locales.

En la escuela había medio millar de personas entre estudiantes y profesores. Según una fuente oficial paquistaní, los fallecidos superarían los 130, siendo niños más de 80, que fueron ejecutados con un disparo en la cabeza. Respecto a los heridos, hay un total de 122.

El primer ministro paquistaní, Nawaf Sharif, ha calificado ya la masacre de “tragedia nacional”, así como ha prometido que los culpables “no serán perdonados”. “Mis hijos han sido convertidos en blanco de la tragedia. La pérdida de niños inocentes es la pérdida de una nación”, ha sentenciado.

Media docena de talibán vestidos con uniformes del ejército han entrado en la escuela sobre las 9.00 horas, causando el terror. Una vez dada la voz de alarma, fuerzas de seguridad han rodeado el edificio y mantienen un enfrentamiento con los atacantes, según ha confirmado el portavoz de la policía local, Ahmed Ali, que ha añadido que el área ha sido acordonada y los helicópteros sobrevuelan la zona.

Según fuentes militares, los talibán retienen a varios niños como rehenes en el colegio. “El ministro jefe de la provincia de Khyber-Pakhtunkhwa ha sido informado por los oficiales militares de que varios niños se encuentran retenidos en el edificio”, ha afirmado Inayatullah Khan, el ministro provincial para el Gobierno local.

En todo caso, fuentes militares apuntan que han acabado ya con la vida de cinco de los seis talibán que protagonizaban el ataque en el recinto, por lo que el asalto podría finalizar pronto.

Un portavoz del principal grupo talibán paquistaní, el TTP, ha reivindicado el ataque y ha asegurado que han dado instrucciones de no dañar a los menores, de acuerdo con la televisión Geo.

“Entre los atacantes hay suicidas. Les hemos ordenado disparar a los estudiantes mayores, pero no a los niños”, dijo el portavoz Muhammad Khorasani.

Los talibán han justificado el ataque al centro educativo por las operaciones militares lanzadas contra los insurgentes en las zonas tribales de Waziristán del Norte y Khyber.

Los colegios suelen ser objetivos de los talibán en Pakistán, en especial las escuelas para niñas, al igual que las instalaciones militares.

El ejército paquistaní desarrolla una campaña desde junio contra enclaves en las regiones de Waziristán y Kyhber con continuos bombardeos y operaciones terrestres, que, de acuerdo con fuentes oficiales, han causado más de mil muertos.

Deja tu Comentario

comments