La alcaldesa de Houston (Texas, EEUU) Annise Parker ha anunciado que retira las citaciones judiciales que había realizado hace dos semanas hacia cinco pastores evangélicos solicitando sus sermones y otras comunicaciones eclesiales.

La decisión se produjo un día después de que Parker se reuniese con pastores de Houston y otros representantes eclesiales de todo el país que han defendido la libertad religiosa de los pastores citados.

La polémica comenzó cuando los pastores, junto a otras organizaciones, participaron de la oposición ante una ley (conocida como HERO) que consideraban invasiva hacia los derechos de las entidades privadas.

La ordenanza, aprobada por la alcaldía de Houston en mayo, promocionaba el uso de lavabos para hombres y mujeres sin discriminación de su identidad de género. Los grupos opositores organizaron recogidas de firmas para oponerse a la norma.

Aunque consiguieron las firmas necesarias para que la ley fuese votada en referéndum, las firmas no fueron aceptadas por supuestas irregularidades. Ante ello, las organizaciones implicadas presentaron una demanda contra la Alcaldía, procurando que se diera validez a las firmas.

La reacción de la alcaldesa fue solicitar por citación judicial a cinco pastores los sermones y cualquier otra comunicación a las iglesias, para conocer su postura sobre la ley además de querer conocer qué decían sobre ella y sobre la homosexualidad e identidad de género. La reacción de la comunidad evangélica no se hizo esperar, con críticas hacia lo que consideraban una vulneración de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

“Nunca fue nuestra intención interferir entre el liderazgo y sus fieles”, dijo Parker. “Yo no quiero tener un debate nacional sobre la libertad de religión cuando mi propósito es defender (…) una ordenanza de la ciudad”, expresó la alcaldesa.

Según Parker, las citaciones -una vez modificadas para excluir sermones- son “legales, válidas y apropiadas”, pero reconoce que “sin querer” empujaron a un debate religioso más amplio que no era bueno para la ciudad. “No se trataba de silenciar a mis críticos, esto se trata de hacer lo correcto”, dijo.

Por su parte, La Alianza por la Defensa de la Libertad (Alliance Defending Freedom), que representaba a los pastores citados, calificó la decisión como un triunfo de derechos de la Primera Enmienda y un triunfo para los pastores ante un ejercicio de intimidación del gobierno.

Como parte de una campaña nacional contra las citaciones, la gente ha estado enviando a la alcaldesa Parker cientos de notas para sermones y Biblias. Parker dijo que la ciudad va a distribuir las Biblias a través de la fuerza de la policía: “Las Biblias fueron un regalo de amor para la ciudad de Houston, y vamos a compartirlos”, expresó.
Iglesias y entidades evangélicas han organizado para este próximo domingo 2 de noviembre un evento especial, “I Stand Sunday”, en el que se defenderá “la libertad de vivir nuestra fe libremente de intromisiones gubernamentales o vigilancia”.

Deja tu Comentario

comments